La clásica cinta de David Fincher que cumplió 20 años el 21 de septiembre, puede ser todo lo contrario a lo que piensas, y con mayor resonancia en el mundo moderno.

Tal como la novela de Chuck Palahniuk de la cual fue adaptada, ‘El Club De La Pelea’ es una película tan adictiva como obtusa, generalmente con tantas cosas en la cabeza que el ‘significado’ de la cinta de David Fincher es debatido hasta el día de hoy.

Quizás la interpretación más obvia es la que miles de fans le han dado alrededor del mundo: Que ‘El Club De La Pelea’ es un manifiesto anti-capitalista y un llamado a rechazar el conformismo de la sociedad de consumo y a recuperar las riendas de nuestras vidas mediante el caos. Sin embargo, varios argumentan que esa interpretación literal es no entender realmente de qué se trata la película.

Y es que, tal como lo quiso Palahniuk, los personajes del Narrador (Edward Norton) o Tyler Durden (Brad Pitt) no deberían ser modelos a seguir, sino que son los verdaderos villanos de ‘El Club De La Pelea’. Y en la modernidad, esa interpretación ha tomado más fuerza que nunca.

Como plantea The Guardian, ‘El Club De La Pelea’ fue escrita realmente como una crítica a la glorificación de la ‘masculinidad tóxica’, encarnada por el personaje de Tyler Durden. Palahniuk, un hombre homosexual que no salió del clóset hasta una década después, se propuso disparar contra aquellos que buscan solucionar todos sus problemas con violencia y engrandecían los valores ‘tradicionales’ del ‘ser hombre’.

Los protagonistas de la novela y la cinta no son ‘anti-sistema’, sino que hombres paranoicos que desvarían sobre que la ‘cultura moderna’ está amenazando su estilo de vida. En ese sentido, los personajes de Norton y Pitt son más cercanos a la ‘alt-right’ estadounidense que a cabecillas de la lucha contra la sociedad de consumo. Numerosos académicos han asegurado que, incluso, ‘El Club De La Pelea’ se adelantó al resurgimiento del fascismo en la sociedad occidental.

Básicamente, el ensayo plantea que ‘El Club De La Pelea’ es una crítica a entregarse a los instintos más primitivos y a las nociones de lo que significa ‘ser hombre’. Palahniuk incluso aseguró alguna vez que la novela tienen numerosos conceptos feministas que fueron ‘escondidos’ en la narrativa para tomar de sorpresa a los lectores masculinos.

En fin, una película con muchas más ideas de lo que uno puede percibir si no está atento.