Se sabe que Anthony Kiedis ama todo lo que tiene que ver con Los Angeles, especialmente a sus adorados Lakers. Sin embargo, fue esta pasión de hincha la que hizo que el vocalista de Red Hot Chili Peppers protagonizara un papelón de aquellos.

En el reciente partido entre los Lakers y los Rockets de Houston, Kiedis se robó todas las miradas por sus iracundas reacciones desde un costado de la cancha, que terminaron con el cantante siendo expulsado del recinto.

Cuando una pelea estalló entre los jugadores y terminó con la expulsión de Chris Paul de los Rockets, Kiedis dedició meterse en el asunto y aproximarse a Paul para gritarle toda clase de insultos.

Su intento por acercarse al jugador fue detenido por un guardia, pero un iracundo Kiedis no dejó de disparar odio a Paul, lo queprovocó que otros guardias lo abordaran para solicitarle salir del arena.

Finalmente, Kiedis fue escoltado por su exabrupto afuera del recinto. Cosas de hinchas.