Sucedió en Rusia en una conferencia de prensa y firma de libros que realizaba la banda. Generó revuelo entre sus fans que se sacaron fotos con el cantante, Till Lindemann, y el muñeco.

En su obra, Rammstein le hace culto al movimiento sadomasoquista, así que no parecería algo raro que lo destaque de anteriores apariciones de los músicos alemanes.

Por sobre el escándalo que armó entre el público, causó rechazo y aceptación, lo que sin duda mantiene en ellos el golpe de sorpresa artístico en su propuesta.

Lo que nunca esperaron los allí presentes es que el líder de la banda alemana de metal apareciera junto a una mujer vestida con un traje sadomasoquista, a quien él mismo se encargó de llevar atada con una correa como si se tratase de un perro.

Y antes de que alguno culpe al músico de machista a causa de ese gesto; resulta pertinente aclarar que tanto él mismo como sus compañeros de banda se han sometidos como “esclavos” en el pasado. Por ejemplo, en el video para su canción “Mein Teil”.