No es que haya sido particularmente sorpresivo, pero sí una consolidación: Rami Malek se quedó con el Oscar a ‘Mejor Actor Principal’, y lo hizo interpretando al gran Freddie Mercury en ‘Bohemian Rhapsody’.Es el fin de una temporada de premios en donde el norteamericano arrasó por su encarnación al vocalista de Queen, y un merecido reconocimiento a su gran labor.

En su discurso, Malek no solo agradeció a Brian May y Roger Taylor por haberlo seleccionado para el papel, asegurando que entendía que “no era la primera opción, pero parece que funcionó”, sino que además estableció un paralelo entre Mercury, hijo de inmigrantes, y su propia vida.

En sus palabras, el actor dejó en claro por qué se convirtió en el favorito de los múltiples galardones que ha recibido en los últimos meses: Su discurso fue emotivo, humilde y agradecido. Un perfecto final para el eterno viaje que tuvo ‘Bohemian Rhapsody’ antes de convertirse en película.

Puedes ver su discurso a continuación: