Hace 25 años Kurt Cobain partió de este mundo, dejando un vacío en la vida de todos sus seguidores y generando impacto a nivel mundial. La emblemática voz de Nirvana marcó la voz de millones de fanáticos que aún recuerdan cómo recibieron la noticia de su muerte.

El 5 de abril de 1994 Kurt Cobain se encerró en una pieza, arriba del garaje de su casa en Seattle. Puso una silla en la puerta y comenzó a escribir su carta de despedida.

Minutos después sacó una caja de tabaco Tom Moore y de ahí las drogas que lo llevarían al final. Antes ya había tomado cerveza y se había fumado varios cigarrillos.

Estiró en el suelo dos toallas donde puso su licencia de conducir para que pudieran constatar su identidad. Se acomodó en el piso y apoyó sobre el pecho su escopeta calibre número 20. Con un disparo certero puso fin a su existencia.

“Es mejor quemarse que desvanecerse”, escribió en su carta, escrita en rojo y dedicada a Boddha, su amigo imaginario de la infanciaTambién escribió que lamentaba no disfrutar la fama.

No puedo soportar la idea de que Frances (su hija) se convierta en el rockero miserable y autodestructivo que me volví, en la última línea de su texto aseguraba que su hija, que en ese momento tenía poco más de un año y medio, estaría mejor sin él.

Lo encontraron 3 días después. El 8 de abril el electricista, Gary Smith, que tenía que ir a instalar ese día un sistema de luces de seguridad, encontró el cuerpo de Kurt Cobain, quien llevaba varios días reportado como desaparecido.

Hubo otros intentos antes

El 4 de marzo en Roma, Kurt Cobain ya había intentado suicidarse por sobredosis con somníferos. El cantante sobrevivió después de pasar 20 horas en estado de coma. Cuatro días después, salió del hospital y regresó a los Estados Unidos.

Sus cercanos intentaron internarlo en una clínica especializada, pero él se negó.

El 18 de marzo la policía fue a su casa por una fuerte pelea con su esposa, Courtney Love. Ella comentó en la declaración que Kurt Cobain se había encerrado en una pieza con una pistola calibre .38 y aseguró que iba a matarse. Los policías confiscaron el arma junto a otras tres más, y una botella de píldoras.

RockAndPop