Un estudio publicado por Animal Cognition aseguró que los perros nos mienten y manipulan con el fin de poder obtener lo que ellos quieren.

Los investigadores encargados de llevar el informe entrenaron a 27 perros de diferentes razas entre uno y 14 años.

En el ejercicio pusieron a dos mujeres, las encargadas de entregarles las instrucciones; una de ellas se caracterizaba por ser la “cooperativa” mientras que la otra por ser la “competitiva”.

La primera era la encargada de entregar una galleta al animal cada vez que éste acertara, mientras que la “competitiva” le presentaba el ‘premio’ para luego guardárselo en el bolsillo.  Se les entrenó parra que aprendieran a llevar a una persona hacia la comida. Los perros veían cómo guardaban las salchichas, en una caja, las galletas en otra idéntica y una tercera caja igual a las otras pero vacía.

A_UNO_1039814 (1).jpg 

La idea es que los canes mostraran en cuál estaba la comida, llevando al humano a una de las cajas del suelo, haciendo el ejercicio dos veces con cada mujer.

La cooperativa recompensó a los perros todo el tiempo con lo que había en la caja, mientras que la competitiva mantuvo su hallazgo.

“Al comparar el comportamiento de los animales en presencia de la cooperativa y la pareja competitiva, encontramos una interacción entre el día de la prueba y la función de la pareja en llevarlos a la caja de comida que contiene la comida preferida”, explicaron los investigadores.

“En ambos días de prueba, los mamíferos tenían más probabilidades de llevar a la pareja cooperativa que a la competitiva a la caja que contenía el alimento preferido, y este efecto fue más fuerte en el segundo que en el primer día de prueba”.

Esto demostró que la mayoría de las mascotas descubrieron que llevar a la persona competitiva a la caja de las salchichas no los iba a beneficiar, por lo que mintieron cuando éstas le pidieron que le mostraran dónde guardaban la comida. Sin embargo, a la persona cooperativa jamás le mintieron.

La investigación aseguró que los perros son capaces de ajustar su comportamiento para usar el engaño táctico, logrando entender cómo su actual afecta el comportamiento de los demás.